Saltar al contenido

Ortografía

como funciona y elementos basicos de la ortografía

La ortografía es el conjunto que engloba todas las normas y conveniencias que hay que obedecer a la hora de usar el sistema de escritura de una lengua.

Características de la ortografía española

Algunas de los rasgos que caracterizan la ortografía española pueden ser:

  • La adecuación entre la grafía y la pronunciación: este aspecto hace referencia a la máxima fidelidad que debe haber entre la representación gráfica de un fonema y su pronunciación.
  • Correspondencia biunívoca entre grafemas y fonemas: este principio se complementa con el anterior y establece que, en la medida de lo posible, debe de haber un solo grafema por cada fonema. Como consecuencia de algunos procesos históricos hay algunas excepciones, como pasa con la letra «g» y la «j», que en algunos casos se pronuncian igual.
  • Respeto por la etimología: se trata de tener en cuenta el origen de las palabras en la medida de lo posible.
  • Uso constante: consiste en que para validar una ortografía debe de ser utilizada y respetada por la mayoría de hablantes de la lengua.
  • Criterio antihomonímico: para evitar la confusión que puede haber en el caso de las palabras homónimas se permite la distinción de ambas por medio de la grafía de las mismas, como puede ser en el caso de «asta» y «hasta».
  • Principio de analogía: este criterio señala que palabras pertenecientes al mismo campo semántico con la misma raíz léxica han de guardar una misma ortografía en la parte de la palabra que se corresponde con la raíz, por ejemplo: baile, bailar, bailarín…
  • Principio de unidad ortográfica: Este sería el principal criterio al que deben adecuarse los demás expuestos. La ortografía de la lengua española se caracteriza por su carácter uniforme, y por tanto universal. Esta propiedad permite que nuestro idioma sea escrito de manera idéntica en todos los países que hablan este idioma. Este principio, por tanto, radica en que la representación gráfica de una palabra ha de ser la misma para todos sus hablantes y en todo su territorio, con independencia de las diferencias de pronunciación que son el resultado de los aspectos regionales, socioculturales o también personales.

Sistema de escritura

El español emplea su propia variante del alfabeto latino, en la que incluimos la letra «ñ», justo después de la «n». Además, hacemos uso de varios dígrafos para representar algunos fonemas, unos que no se pueden representar de otra forma y otros que por circunstancias históricas de evolución del idioma tienen varias formas de ser representados. Hay dos dígrafos en el primer grupo, el «ch» y el «ll»(este último puede ser igual al «y» en algunas zonas debido al yeísmo); y tres dígrafos que atienden a la otra descripción que son el «qu»,«gu» y el «rr».

En cuanto a las vocales (A,E,I,O,U), se pueden acentuar en determinados casos con un acento agudo para indicar cual es la sílaba tónica dentro de una palabra. Además, la «u» puede tener una diéresis que indica su sonoridad en los casos «güe» y «güi».

Origen de la ortografía del español

La ortografía española que se utiliza actualmente comienza a instaurarse a principios del siglo XVIII, poco después de la fundación de la Real Academia Española (RAE) cuando proponen las primeras normas ortográficas. Hasta ese momento, la forma de escribir el español no era homogénea para todos los hablantes; había quien utilizaba una forma de escribir más fiel a la fonética, adecuando la escritura a la pronunciación oral; y había quien optaba por una forma de escritura más fiel a el origen de cada palabra, sin que tuviese que coincidir siempre con la forma actual de pronunciar la palabra. Esto causaba problemas de comprensión que se fueron solucionando con la implantación de la ortografía propuesta por la RAE.

Actualmente las 22 academias del español mantienen acuerdos que garantizan la unidad ortográfica. De este modo, la edición de la «Ortografía de la lengua española» (1999) fue la primera en ser elaborada con la colaboración consensuada de todas las academias de América y Filipinas.

Ortografía de otros idomas

Hay idiomas como el portugués o el alemán que también tienen ortografías que tratan de adecuar la grafía y la pronunciación. Sin embargo, otros idiomas como el inglés o el francés son mucho menos cuidadosos con la correspondencia de los fonemas y las grafías. Por ejemplo, en el caso del inglés no existe una institución reguladora de la lengua como pasa con el español y la RAE, esto hace que la ortografía se base en el consenso entre hablantes. Esto hace que existan diferencias pequeñas entre el inglés que se habla en Estados Unidos, Reino Unido y otros países angloparlantes.

Controversias con la ortografía del español

En los últimos años ha surgido una idea llamada «lenguaje inclusivo». Esta idea es un modelo ortográfico-gramático propuesto por algunos grupos que proponen variaciones como pueden ser cambiar la forma que tenemos de indicar el género en las palabras modificando la forma en la que se escriben. Entre los cambios propuestos, están las ideas de crear equivalentes masculino y femenino para palabras que oficialmente se consideran neutras (Por ejemplo: periodista y periodisto, portavoz y portavoza…), la creación de equivalentes neutros para palabras que no lo tienen, añadiendo el morfema -e generalmente (Por ejemplo: en el caso de niño y niña, niñe; o en el caso de señor y señora: señore) o el empleo de una x en el lugar de la vocal que designa el género de algunas palabras (Por ejemplo; niñxs, señorxs, alumnxs). Actualmente, la RAE no ha aceptado ninguna de estas propuestas, por lo tanto el empleo de estas formas ortográficas se considera una falta.

Configuración de Cookies
Abrir chat